16.1 C
Buenos Aires
jueves, septiembre 29, 2022
InicioNoticias nacionalesEl ministro que antes de jurar corrió la Biblia

El ministro que antes de jurar corrió la Biblia

Luego de una semana ajetreada y peleas internas entre el propio gobierno, juraron los nuevos ministros del presidente Alberto Fernández, y quedó muy evidenciado para los espectadores de la transmisión oficial, un detalle que se hizo tendencia de inmediato en las redes sociales.

En el momento de ser llamado por la locutora oficial y mientras Fernández lo presentaba antes de asumir como nuevo ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk se apresuró a apartar la Biblia de la mesa para no jurar sobre ella y sólo lo hizo sobre la Constitución, una actitud que generó el rechazo de miles usuarios de las redes sociales, ya que la población argentina profesa mayoritariamente la fe cristiana.

Esto mismo hicieron Daniel Filmus y Santiago Cafiero, quienes también decidieron jurar sólo ‘por la patria’, a diferencia de los otros nuevos ministros que también lo hicieron ‘por Dios’.

Este gesto generó que el video se volviera viral rápidamente, principalmente en Twitter, convirtiendo a la palabra ‘Biblia’ en trending topic.

Perczyk, quien reemplaza a Nicolás Trotta en Educación, es licenciado en Educación Física por la Universidad Nacional de Luján (UNLu) y especialista en Ciencias Sociales y Humanidades por la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).

Ante la masiva desaprobación, el flamante ministro no realizó ningún comentario al respecto y su gesto fue tomado como una clara postura sobre la separación entre el Estado y la Iglesia.

Si bien es habitual que los ministros y los legisladores elijan, al momento de jurar, si quieren hacerlo sólo por la ‘Constitución’ o también ‘por Dios’ o por ‘mencionar algo que ellos decidan’, con la mano sobre la Biblia, el gesto fuerte de Perzyck además de quedar como una evidencia histórica, causó diversas opiniones.

Aunque la acción duró apenas un instante, no pasó desapercibida para los espectadores de la transmisión oficial y no hubo unanimidad a la hora de evaluar el hecho. Mientras muchos lo consideraron una falta de respeto, otros lo celebraron, y aprovecharon para reiterar el reclamo «Iglesia y Estado, asunto separado».

Por Carlos Ruggiero

 

 

484SeguidoresSeguir
792SeguidoresSeguir
- Advertisment -

Más populares